sábado, 7 de mayo de 2011

* * * * * * VIAJE A LA INDIA * * * * * *

                                          Capítulo  Decimosegundo


Si  la  muerte  de  Paloma  me  había  dejado  hecha  trizas,  viendo  el  comportamiento  de  Arístides  no  sabía  a  qué  atenerme. ¿Qué  razones  podía  tener  alguien  que  el  primer  día  de  viaje   nos  dijo  que  había  trabajado  de  aparejador  hasta  que  lo  jubilaron,  para  que  una  tarde  se  viera  en  la  necesidad  de  visitar  a  hurtadillas  la  embajada  de  España  en  Nueva  Delhi,  sin  que  nada  aparente  le  hubiera  sucedido?
       Internet  me  acababa  de  confirmar  que  la  dirección  que  le  dio  al  taxista  aquella  tarde  en  que  salió  del  hotel  Hilton  Garden  a  toda  prisa  en  un  vehículo  público,  no  era  otra  que  la  de  la  legación  española  en  la  capital  de  la  India.
       Y  para  espesar,  más  si  cabe,  mis  ideas,  le  había  visto  interrogar  a  Alberto  como  si  se  tratara  de  un  inspector  de  la  brigada  criminal,  y  azuzaba  a  la  policía  de  Jaipur  para  que  practicaran  la  autopsia  a  la  difunta.  Y  por  si   no  había  sido  suficiente  todo  lo  que  había  visto  hasta  entonces,  Martínez  fue  con   los  agentes  hasta  la  suite  de  la  tragedia  y  no  quiso  que  les  acompañara.  Entonces  decidí  regresar  con  el  resto  del  grupo.
       Al  entrar  en  el  salón, lo  primero  que  hice  fue  fijarme  en  el  viudo,  que  sentado  en  un  sofá,  daba  la  impresión  de  estar  destrozado,  y  a  simple  vista  creí  adivinar  que  su  mente había  perdido  la  sintonía  con  el  cuerpo,  que   la  mullida  tapicería  de  su  asiento  parecía  querer  absorber.  Era  como  si  estuviera  en  otra  órbita  y  la  cosa  no  fuera  con  él.  Los  demás  demostraban  una  exaltación  poco  corriente,  que  dadas  las  circunstancias  no  tenía  nada  de  particular,  y  María  le  preguntaba  al  guía:
      –Ram  ¿sabes  cuándo  podremos  reemprende  el  viaje?
      –No  tengo  ni  idea.
      –Pero  bueno –añadió  Gloría– ¿Tú  debes  conocer  lo  que  hay  que  hacer  en  casos  como  este?
      –¡¿Yo?! –respondió  el  guía–,  pues  ni  idea  saben,  tienen  que  comprender  que  a  uno  no  se  le  muere  un  viajero  todos  los  días.
      –Ya,  aunque  en  este  país…
      –Como  en  cualquier  parte  del  mundo,  María –le  interrumpió  Ram–,  siempre  que  se  encuentra  un  cadáver,  se  actúa  según  la  legislación  vigente.  Viene  la  policía,  el  juez  y  quien  sea  necesario.
      Cuando,  tanto  María  como  Gloría  parecían  dispuestas  a  asumir  la  situación,  Mariola  espetó:
      –Aquí  nadie  sabe  nada  y  encima  hay  que  aguantar  a  Arístides,  que  ahora  parece  tener  alma  de  Sherlock  Holmes,  y  todo  el  rato  anda  detrás  de  la  policía  diciéndoles  lo  que  tienen  que  hacer.
      Con  todo  aquel  ajetreo,  apenas  me  había  fijado  en  ella  y  acababa  de  darme  cuenta  de  que  era  la  primera  vez  en  todo  el  viaje,  que  no  iba  cuidadosamente  maquillada.  Claro,  me  dije  a  mi  misma,  por  fin  ha  logrado  acostarse  con  papá  y  ya  puede  prescindir  de  la  estética  matutina.  Aunque  viendo  la  cara  de  mi  padre,  o  bien  la  noticia  de  la  defunción  de  Paloma  le  había  dejado  en  estado  catatónico  o  su  noche  de  amor  con  aquella  lagarta  no  había  sido,  precisamente,  para  lanzar  cohetes  de  felicidad,  porque  ni  tan  siquiera  le  dirigía  la  palabra,  y  cuando  ella  le  dijo:
      –Necesito  tomar  algo.
      La  miró  indiferente  y  le  contestó:
      –Ya  sabes  dónde  está  la  cafetería.
      Era  como  si  las  miradas  apasionadas  y  los  besos  furtivos, con  los  que  nos  habían  obsequiado  hasta  entonces,  se  hubieran  perdido  en  un  agujero  negro  después  de  aquella  noche  de  amor  o  quizá  de  desamor. 
      Pero  en  aquel  momento  el  inspector  de  la  policía  de  Jaipur,  acompañado  de  Martínez  entró  en  la  sala.  Mariola  que  se  había  levantado  para  ir  al  bar,  olvidó  sus  ganas  de  beber  y  se  sentó  de  nuevo.  Todos  escuchamos  atentamente  lo  que  el  representante  de  la  ley  nos  hizo  saber:
     –Señores,  lamento  tener  que  comunicarles  que  mis  superiores  consideran  oportuno  practicar  la  autopsia  a  la  difunta.  Por  tanto  deberán  permanecer  en  el  hotel  hasta  nueva  orden.
     Mariola  hizo  un  movimiento  brusco,  parecía  querer  decir  algo  pero  se  contuvo,  y  en  sus  labios  se  dibujó  una  mueca  de  desagrado.  Al  resto  del  grupo,  que  hacía  escasas  horas  habían  prometido  a  Alberto  que  no  le  abandonarían  en  la  desgracia, ya  les  empezaba  a  preocupar  que  tanta  demora  en  Samode  diera  al  traste  con  el  viaje  a  Agra  y  nos  quedáramos  sin  ver   el  Taj  Mahal.
       Mientras  tanto  el  viudo  continuaba  sentado  en  el  sofá,  con  los  ojos  cerrados,  transpuesto  y  obnubilado.  Cuando  el  policía  le  requirió  para  que    firmara  la  autorización  del  traslado  del  cadáver  de  su  mujer  al  Instituto  Anatómico  Forense,  o  cómo  diablos  se  llamara  a  aquello  en  Jaipur,  hubo  que  darle  un  par  de  sacudidas  en  el  hombro  a  fin  de  que  reaccionara.
       Claro  que  yo  imaginaba  que  la  perorata  que  nos  soltó  Mahatma  Takur  para  explicar  el  asunto  de  la  autopsia  no  era  más  que  una  justificación,  porque  mientras  estaba  en  la  suite  de  Paloma  buscando  pruebas,  Arístides  le  debió  de  traducir  lo  que  explicaban  aquellos  papeles  que  le  había  mostrado    poco  después  de  su  llegada,  asegurándole:
        –Autopsy  will  be  necessary.
        Mientras  Takur   intentaba  darnos  toda  clase  de  explicaciones,  sin  revelarnos  nada,  lo  cual  requiere  un  arte  que  no  hay  que  negar  que  la  policía  domina  con  gran  habilidad,  llegó  el  juez,  un  hombre  de  apariencia  insignificante,  que  en  caso  de  calificarle  por  su  aspecto  externo,  lo  mismo  podía  formar  parte  de  la  judicatura  del  país  que  dedicarse  a  la  venta  de  relojes.  De  baja  estatura  y  pelo  canoso,  vestía  un  pantalón  de  franela  gris,  una  camisa  de  manga  corta  amarillo  pálido,  y  en  la  mano  llevaba  un  maletín  marrón.  El  inspector  y  sus  hombres  le  acompañaron  hasta  la  habitación  de  la  finada,  mientras  Martínez  se  quedaba  con  nosotros:
         –Dime,  Arístides  –quiso  saber  Mariola–,    que  has  estado  con  ellos ¿por  qué  razón  quieren  practicarle  la  autopsia?
         –Creo  que  la  respuesta  es  obvia  –le  contestó–,  para  averiguar  las  causas  de  la  muerte.
         –¿Y  no  podían  ser  naturales?  –insistió.
         –Por  supuesto  que  sí.
         –¿Entonces?  –preguntó  mi  padre.
         –Veréis –mintió  Martínez–,  yo  solo  puedo  contaros  lo  que  les  he  oído  decir,  que  tampoco  ha  sido  mucho,  pero  parece  ser  que  a  esta  gente  les  gusta  investigar  a  fondo  los  decesos  inesperados.
         –No  debías  de  haber  autorizado  la  autopsia –sentenció  Mariola  mirando  inquieta  a  Alberto.
        –¿Por  qué  no? –respondió  este   haciendo  un  esfuerzo  por  recuperar  el  ánimo–,  acabo  de  perder  a  mi  mujer,  a  la  que  quería  con  toda  mi  alma,  y  estoy  ansioso  por  conocer  las  causas  de  tan  inexplicable  muerte.
        Arístides  le  miraba  con  una  expresión  extraña  en  el  rostro,  y  como  ya  era  habitual  en  él,  pasó  la  mano  por  su  cabello  blanco  y  lacio  dejando  que  el  aroma  de  colonia  Floid  impregnara  nuestros  sentidos.  Finalmente,  y  con  actitud  reflexiva,  se  acercó  al  viudo  y  le  dijo:
        –Sé  que  en  estos  momentos  de  tan  profundo  dolor,  es  difícil  tomar  ese  tipo  de  decisiones,  pero  no  le  quepa  duda  de  que  su  desafortunada  esposa  sabrá  agradecérselo.
        –Por  ella  lo  haría  todo  –respondió  Alberto.
        –¡Claro!  ¡Claro!  –intervino  Gloria–,  pero  mientras  tanto  nosotros  seguimos  retenidos  aquí  como  si  tuviéramos  algo  que  ver  con  su  muerte.
        –Has  dado  en  el  clavo,  amiga  mía –afirmó  Martínez–,  porque  si  la  autopsia  revela  que  la  señora  Camps  no  murió  por  causas  naturales,  todos  nos  convertiremos  en  sospechosos  de  asesinato.
        –¡La  que  faltaba!  –exclamó  Mariola mientras  no  paraba  de  airearse  con  un  abanico  hortera,  de  aquellos  que  compran  los  turistas,  con  una  piel  de  toro  pintada  en  negro  y  un  I  LOVE  SPAIN  escrito  en  letras  grandes.
        Luego  clavó  sus  ojos  en  los  del  viudo  y  añadió:
        –Comprendemos  tu  dolor  pero  si  nos  hubieras  ahorrado  este  trámite,  ahora  ya  estaríamos  camino  de  Agra.
        Era  evidente  que  el  aire  cálido  de   la  primera  noche  del  año,  había  arrancado  del  alma  de  Mariola  su  lujuriosa  manera  de  proceder,  pues  al  igual  que con  mi  padre,  también  dejó  de  prodigar  a  Alberto  las  insinuantes   miradas  a  las  que  nos  tenía  acostumbrados.   
        Entonces,  Martínez  nos  aclaró  algo  que  yo  ya  hacía  rato  que  sabía:
        –Con  o  sin  el  consentimiento  del  desdichado  marido  de  la  difunta,  la  autopsia  igualmente  se  habría  practicado.
        En  aquel  momento,  a  través  de  la  puerta  entreabierta  del  salón  pude  ver  que  el  juez  se  marchaba  del  Samode  Palace,  y  la  policía  sacaba  el  cadáver  de  Paloma  envuelto  en  una  funda  de  plástico.
        Papá  que  ya  llevaba  tiempo  en  silencio,  se  levantó  de  su  asiento  y  se  acercó  a  Arístides:
        –Veamos,  Martinez  –le  empezó  diciendo–,  si  mal  no  recuerdo  nos  dijiste  que  fuiste  aparejador  hasta  que  te  jubilaron,  así  que  te  ruego  que  dejes  de  jugar  a  policía  aficionado.
        Por  lo  visto,  desde  que  mi  padre  llegó  a  la  India  se  había  propuesto  hacer  el  ridículo.  Primero  comportándose  como  un  adolescente  tardío  tonteando  a  todas  horas  con  la  estúpida  de  Mariola,  y  ahora  increpando  a  Arístides.  Si  le  hubiera  visto  interrogar  a  Alberto  tal  como  lo  había  hecho  yo,  no  se  le  habría  ocurrido  decir  semejante  tonteria,  porque  a  aquellas  alturas  del  asunto  yo  ya  estaba  convencida  de  que  Martínez  nos  había  mentido  en  lo  referente  a  su  profesión.  Podía  haber  sido  diplomático,  inspector  de  policía,  investigador  privado,  espía…pero  no  aparejador.
       Entonces,  Arístides  clavó  sus  ojos  en  el  rostro  de  papá  y  con  absoluta  tranquilidad  le  contestó:
       –Existe  un  viejo  proverbio  chino  que  dice: “Tanto  da  que  el  gato  sea  blanco  o  negro,  lo  importante  es  que  cace  ratones”



                                                                Continuará…
  
 

                 
           
     
             
 





   
             
             

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada