sábado, 23 de abril de 2011

* * * * * * VIAJE A LA INDIA * * * * * *

                                                   Capítulo  Décimo


Finalmente,  después  de  recorrer  todo  el  jardín,  entramos  de  nuevo  en  el  hotel  y  fuimos  hasta el  comedor,  que lucía  sus  mejores  galas  para  recibir  el  Nuevo  Año.  Nos  situaron  en  una  mesa  redonda  grande.  Papá  escoltaba  a  su  inseparable  Mariola,  que  había  hecho  lo  indecible  para  instalarse  frente  a  Alberto,  que  estaba  sentado  entre  su  mujer  y  Gloria,  a  fin  de  continuar  mirando  con  insistencia  al  que  parecía  ser  objeto  de  su  deseo.  Yo  me  ubiqué  entre  Paloma  y  Arístides,  que  se  encontraba  al  lado  de  mi  padre.  Antonio  se  colocó  junto  a  su  esposa  y  Paco  y  María  en  los  dos  asientos  que  quedaban  vacios,  entre  Mariola  y  Gloria.
     En  el  restaurante  del  Samode  Palace, habían  instalado  un  buffet  con  un  espléndido  surtido  de  mariscos  para  que  nos  sirviéramos  el  primer  plato.


     Martínez  y  yo  nos  levantamos  con  tal  fin,  y  mientras  cogía  un  trozo  de  bogavante  le  insistí  para  que  me  contara  algo  más  de  Gayatra  Devi:
     –Nació  princesa  de  Cooch  Bear  –respondió–,  un  año  después  de  que  finalizara  la  Gran  Guerra,  y  en  1940  se  casó  con  el  marajá  de  Jaipur.  Después  de  su  matrimonio  vivió  una  vida  ostentosa,  propia  de  la  realeza  india  de  aquel  entonces.  Se  convirtió  en  un  icono  de  la  moda  internacional,  y  le  revista  Vogue  la  consideró  una  de  las  diez  mujeres  más  bellas  del  mundo.
     –¡Vaya!  ¡Vaya!  –contesté  colocando  unos  langostinos  en el  plato.
     –¿Estás  sorprendida,  Nora?
     –Sí,  pero  no  porque  conocieras  a  la  mujer  de  un  marajá. Lo  que  realmente  me  asombra,  Arístides,  es  que  te  hayas  codeado  con  semejantes  personajes  y  no  me  lo  quieras  contar  con  más  detalle.  Se  me  antoja  que  has  vivido  intensamente.
     –¿Yo?  –preguntó  incrédulo.
     –Sí,  tú –le  contesté  riendo.
     –Te  lo  explicaré  a  su  debido  tiempo.
     En  aquel  momento,  regresamos  a  la  mesa,  donde  nos  acababan  de  servir  el  vino.  Martínez,  no  pudo  dejar  de  manifestar  su  sorpresa:
     –¡Oh!  –exclamó  al  ver  la  marca–,  es  Viña  Tondonia.
     Sacó  la  botella  de  la  cubitera  y  añadió:
    –Reserva  de  1990.  Poco  me  esperaba  encontrar  aquí  un  vino  español  de  semejante  calidad.
    Entonces  cogió  la  copa,  que  contenía  una  cantidad  escasa  del  caldo,  delicadamente  por  el  pie,  como  si  temiera  que  sus  dedos  rozaran  el  cáliz  y  fueran  a  estropearlo.  Se  la  acercó  a  su  olfato,  para  captar  todo  el  aroma  que  desprendía.  Luego,  miró  detenidamente  las  transparencias  doradas  del  líquido  y  sentenció:
    –Color  ámbar  brillante  de  lágrima  fina –se  lo  llevó  a  la  boca  y  prosiguió:–De  paladar  selecto  y  aroma  frutal  justa,  ligero  amargor,  algo  seco  y  acidez  correcta. 
    Bebió  de  nuevo  y  añadió:
    –Delicado.  No es de  la  mejor  añada  pero si  un  gran vino del 90.
    Nos  quedamos  mudos  de  asombro. ¿Acaso  Arístides  era  un  catador  de  vinos  experto?  María  le  hizo  saber:
    –La  verdad,  Martínez,  no  me  imaginaba  que  fueras  un   sommelier.
   Pero  el  aludido   inmediatamente  le  rectificó:
   –¡Oh  no!  Amiga  mía,  ya  te  dije  que  antes  de  jubilarme  ejercía  de  aparejador,  pero  la  enología  siempre  ha  sido  un  pasatiempo  para  mí.
   –¿Y  qué  te  parece,  Arístides  –preguntó  papá–,  está  en  condiciones  óptimas  para  bebérnoslo?
   –Por  supuesto,  Carlos,  por  supuesto.
   Empezamos  a  cenar,  y  al  poco  rato  Mariola  ofreció  un  trozo  de  langosta  a  mi  padre, que  embobado  no  le  sacaba  los  ojos  de  encima,  y  le  dijo:
   –Toma  cariño…veo  que  no  te  has  servido.
   –Es  que  a    la  langosta  ni  fu,  ni  fa.
   –Tienes  que  probarla,  no    donde  la  habrán  pescado  pero  está  deliciosa.
   –Si    me  lo  pides,  tesoro.
   En  aquel  momento,  pensé  para  mis  adentros: ¡Qué  cursi  eres  papá!  Y  vi  como  él  le  susurraba  algo  al  oído  y  ella  le  metía  el  crustáceo  en  la  boca.
   Poco  después,  un  par  de  camareros,  retiraron  los  platos  sucios  de  la  mariscada  y  parte  de  la  cristalería,  que  todavía  contenía  restos  del  Tondonia,  para  ofrecernos  una  vajilla  inmaculada,  y  dejar  encima  de  la  mesa  dos  bandejas  de  carne  asada.  Luego  regresaron  con  unas  copas  relucientes,  y  mostraron  a  Paco  una  botella  de  vino  tinto  para  que  lo  catara,  pero  rápidamente  delegó  el  trabajo  en  Martínez,  y  mientras  le  señalaba  con  el  dedo,  les  indicó:
    –El  señor  es  el  entendido
    Arístides  cuando  la  vio  exclamó:
    –¡Oh!  Perfecto.
    Entonces  le  ofrecieron  un  poco  de  aquel  caldo  para  que  lo  degustara,  y    admitió
    –¡Magnífico!
    Inmediatamente  nos  llenaron  las  copas.
     Cuando  los  camareros  ya  se  habían  alejado,  Paloma  le  animó  a  que  nos  hiciera  partícipes  de  las  cualidades  del  vino  que  acababan  de  servirnos,  y  le  dijo:
    –Vamos,  Arístides.  Ilústranos.
   Entonces  cogió  la  copa  delicadamente,  tal  como  lo  había  hecho  con  anterioridad,  primero  la  acercó  a  su  olfato,  y  después  bebió  un  pequeño  sorbo:
    – Es  un  Château  Pontet-Canet  reserva 2001,  denominación  de  origen  Burdeos,  que  seduce   por  las  aromas de fruta negra,  de  fruta  roja, y de  madera  de cedro.  La  intensidad  del  color…–  levantó  la  copa  para  mostrárnoslo  a  través  de  la  brillante  transparencia  del  cristal,  y  prosiguió: –Fuerte  y  profundo,  determina  su  aposento, su excelente equilibrio y  la  perfecta conjunción  de  sensaciones  tánicas  con una estupenda acidez. Tiene eso que  los  expertos  llaman elegancia,  con  un  contrapunto  de rusticidad   que  evita  que  resulte empalagoso. Además  de  poseer  buen  cuerpo  y persistencia  de  sabor  en  boca.
     Después  añadió:
     –Y  ahora  brindemos  para  que  la  última  media  hora  de  este  año  que  se  nos  va,  llena  de  tan  maravillosas  sensaciones  gustativas,  sea  un  preludio  de  felicidad  para  los  meses  venideros.
     Y  el  tintineo  del  cristal  de  Bohemia  resonó  en  nuestros  oídos.
     Después  llegaron  los  postres,  un  surtido  de  tartas  occidentales  regadas  con  Möet  Chandon.
     La  cena  había  sido  estupenda  y  no  tenía  nada  que  ver  con  lo  que  comimos  hasta  entonces. 
     El  inicio  de  un  castillo  de  fuegos  artificiales  en  los  jardines  del  Samode  Palace,  determinó  la  llegada  del  Nuevo  Año.
     Volvimos  a  brindar,  esta  vez  con  champagne,  y  en  medio  de  la  algarabía,  Mariola  se  acercó  a  Alberto  y  le  dio  un  beso  en  los  labios  ante  la  mirada  atónita  de  Paloma  y  de  todos  los  demás.  Alberto  la  apartó  con  un  gesto  brusco  y  le  advirtió  alto  y  fuerte:
     –Soy  un  hombre  casado  y  quiero  seguir  siéndolo.  ¿Te  ha  quedado  claro?
     –Por  supuesto –admitió  bajando  la  cabeza– solo  pretendía  felicitarte  el  Año  Nuevo.
     Ofendida  a  causa  de  la  reacción  de  Alberto,  hizo  extensivos  sus  deseos  de  paz  y  prosperidad  a  todos  los  demás  y  desapareció  del  brazo  de  mi  padre.
     Paloma  y  Alberto,  con  los  ánimos  crispados,  también  se  marcharon,  mientras   Martínez  y  yo,  junto  al  resto  del  grupo,  fuimos  hacía  el  salón  de  baile:
   

 
 –¿Bailarás  conmigo,  Arístides?
    –Es  una  propuesta  sugerente   viniendo  de  una  muchacha  tan  encantadora  como  tú,  Nora,  pero  ya  no  estoy  para  estos  trotes.  Seguro  que  encontrarás  a  un  joven  más  adecuado,  que  te  alegrará  la  vista  y  resultara  un  acompañante  perfecto  para  llevar  el  compás  de  los  ritmos  de  hoy  en  día.
   Pero  entonces  sonaron  las  primeras  notas  de  un  vals  e  insistí:
   –Vamos,  Martínez,  que  esta  música  es  de  tu  época.
   A  pesar  de  ello  continuó  insensible  a  mis  súplicas  y  me  sugirió:
   –Seguro  que  tu  padre  andará  por  ahí  con  Mariola  y  estará  encantado  de  ser  tu  pareja.
   –Vamos,  Arístides,  que  no  soy  ninguna  niña,  más  de  una  vez,  a  lo  largo  de  todo  el  viaje,  papá  y  Mariola  dejaron  claros  sus  planes  relativos  a  esta  noche,  y  nosotros  lo  oímos.  Me  apuesto  lo  que  quieras,  a  que  en  este  momento  mi  padre  debe  estar  en  la  habitación  de  semejante  lagarta  bailando  otro  tipo  de  cadencias.
    Después  de  escuchar  mi  exposición,  Martínez  esbozó  una  sonrisa  picarona  y  accedió  a  sacarme  a  bailar.  ¡Qué  forma  física  tenía  el  hombre!  que  acabado  aquel  vals,  hizo  lo  propio  con  Gloría  y  María.  Luego  se  excusó,  alegando  que  necesitaba  aire  fresco  para  reponerse  de  tanto  ajetreo.  Quise  acompañarle  al  jardín,  pero  antes  tuve  que  regresar  al  comedor  en  busca  de  mi  echarpe,  que  había  quedado  abandonado  en  una  silla  y  lo  precisaba  para  protegerme  del  frío  de  la  noche. 
   Quedamos  en  encontrarnos  en  el  vestíbulo  del  hotel,  y  cuando  llegué  estaba  sentado  en  uno  de 


los  sillones  charlando  con  Alberto,  que  en  aquel  momento  le  contaba  que  Paloma  se  había  disgustado  muchísimo  a  causa  de  la  escenita  del  beso montada  por  Mariola,  y  que  él  estaba  hasta  las  narices  de  tener  que  aguantarla  porque,  al  parecer,    no  tenía  bastante  con  mi  padre  y,  desde  el  mismo  día  en  que  aterrizamos  en  Nueva  Delhi,  supo  que  pretendía  provocarle.  Aseguró  que  bastante   había  hecho  con  ser  prudente  y  no  llamarle  la  atención  hasta  esta  noche,  cuando  el  asunto  ya  empezaba  a  escapársele  de  las  manos  y,  de  ahora  en  adelante,  no  estaba  dispuesto  a  tolerarle  ningún  numerito  más:
       –Estoy  convencido  –recalcó–,  de  que  esta  mujer  es  de  las  que  fastidia  todo  lo  que  toca,  trae  mala  suerte  y  nos  está  dando  el  viaje.
       –No  me  cabe  la  menor  duda  de  que  tienes  toda  razón,  Alberto –afirmó  Martínez
       –Paloma  –continuó–,  estaba  tan  nerviosa  que  antes  de  acostarse  ha  tenido  que  tomarse  un  tranquilizante  para  poder  dormir,  y  yo  necesitaba  relajarme  después  de  tanta  tensión,  y  he  pensado  que  estirar  un  poco  las  piernas  me  vendría  muy  bien.
       –Pues como  nuestra  damisela  ya  ha  llegado  –le  hizo  saber  Arístides,  que  absorto  en  la  conversación  se  acababa  de  percatar  de  mi  presencia–,  podemos  salir  al  jardín.
       Dimos  un  largo  paseo  por  el  parque  del  palacio,  lujosamente  iluminado,  mientras  hablábamos 


de  lo  humano  y  lo  divino.  Nos  sentamos  varias  veces  para  luego  volver  a  reemprender  la  marcha. 


Y  alrededor  de  las  dos  de  la  madrugada  los  tres  regresamos  a  nuestras  respectivas  habitaciones.
   
                                                                -:-

      A  las  ocho  de  la  mañana  del  primer  día  del  Nuevo  Año,  todos  estábamos  en  la  recepción  del  hotel,  con  las  maletas  preparadas  para  reemprender  el  viaje  hacia  Agra,  estaba  emocionadísima,  por  fin  vería  el  Taj  Mahal.  Todos  a  excepción  de  Paloma  y  Alberto,  que  tampoco  se  habían  dejado  ver  en  el  comedor  para  desayunar.
     De  repente  apareció  Alberto,  que  transpuesto  y  con  el  rostro  desencajado,  se  dirigió  al  guía  gritando:
     –¡Mi  mujer  ha  muerto!


                                                        Continuará…    
 
     

     
    

       




   
             
             

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada