domingo, 1 de mayo de 2011

* * * * * * VIAJE A LA INDIA * * * * * *

                                      Capítulo  Decimoprimero

       
Al  instante  pensamos  que  no  le  habíamos  entendido  bien  o  que  se  trataba  de  una  broma  de  mal  gusto,  pero  su  cara  reflejaba  la  tragedia.  Y  Ram  le  preguntó  sobresaltado:
        –¿Qué  ha  dicho  usted?
        –¡Que  mi  mujer  ha  muerto!
        Arístides,  que  estaba  sentado  en  una  de  las  butacas  de  recepción,  se  levantó  de  golpe,  y  circunspecto  solicitó  más  explicaciones:
        –¿Cómo  ha  sido? 
        –No  lo  sé –respondió  el  viudo.
        –Veamos –y  dirigiéndose  al  guía  le  indicó: –Ram yo  me  ocuparé  de  Alberto,  pero  debe  usted  hablar  con  el  director  del  hotel  para  que  avise  a  la  policía  y     realizar  el  procedimiento  habitual  en  estos  casos.  Y,  por  supuesto,  prohibir  al  servicio  de  habitaciones  que  entre  en  la  suite.
        –De  acuerdo –respondió  el  aludido,  y  confuso  se  fue  directo  al  mostrador  de  recepción.
        Pero  Mariola  sugirió:
        –¿Y  por  qué  a  la  policía?  ¿No  habría  que  llamar  a  un  médico?
        –Todo  a  su  debido  tiempo,  querida  amiga,  hay  que  seguir  el  protocolo  indicado. 
        –¿Y  cuál  es? –insistió.
        –Comprenderás  que  ahora  debemos  reconfortar  al  pobre  Alberto,  ya  te  lo  contaré  luego.
        El  desafortunado  marido  de  Paloma,  que  apenas  podía  contener  las  lágrimas,  se  encontraba,  en  aquel  momento,  rodeado  por  el  grupo:
        –Estaremos  a  tu  lado  en  lo  que  sea  necesario –le  dijo  Gloría.
        –Faltaría  más –añadió  mi  padre,  que  por  entonces  parecía  haber  recuperado  la  cordura  y  olvidado  su  almibarado  devaneo  con  Mariola.
        –¡Claro! –afirmó  María 
        Arístides  se  llevó  a  Alberto  a  un  salón  contiguo,  y  yo  me  fui  con  ellos.  Estaba  convencida de que  lo  que  allí  sucediera  resultaría  mucho  más  interesante  que  aguantar  los  comentarios  compasivos  del  resto  del  personal,  y  las  excentricidades  de  Mariola.  Martínez  me  vio  pero  no  dijo  nada.  Alberto  y  él  se  sentaron  frente  a  frente,  mientras  yo  lo  hacía  en  un  butacón  cercano.  Enseguida  se  presentó  un  camarero  y  nos  ofreció  una  taza  de  té:
        –Cuéntame –comenzó  diciendo  Arístides– ¿Cuándo  fue  la  última  vez  que  viste  a  tu  esposa  con  vida?
        –Esta  madrugada  al  regresar  a  la  habitación  después  de  nuestro  paseo  por  el  jardín.
        –¿Hablaste  con  ella?
        –No,  estaba  durmiendo.
        –¿Y  cómo  me  puedes  asegurar,  que  todavía  no  había  fallecido?
        –Al  meterme  en  la  cama,  noté  que  su  cuerpo  estaba  caliente.
        –¿Y  nada  te  pareció  anormal?
        –No.
        Martínez  bebió  un  sorbo  de    y  continuó:
        –¿Padecía,  tu  mujer,  alguna  enfermedad?
        –Que  yo  sepa,  no.
        –¿Aquella  noche  te  dijo  que  se  encontrara  mal?
        –No,  solo  estaba  disgustada  por  lo  que  sucedió  después  de  la  cena.  Y  tal  como  te  conté  durante  nuestro  encuentro,  se  tomó  un  tranquilizante  y  se  acostó.
        En  aquel  momento,  Alberto,  empezó  a  llorar,  parecía  sobrepasarle  el  recuerdo  de  los  últimos  instantes  en  que  había  visto  con  vida  a  su  mujer, y  apoyó  brazos  y  cabeza  encima  de  la  mesa.  Arístides,  que  estaba  sometiéndole  a  un  interrogatorio  propio  de  un  autentico  policía,  intentó  consolarle  torpemente:
        –Vamos,  vamos…tómate  un  poco  de  té.
        Alberto  bebió  un  sorbo.  Y  durante  unos  instantes,  mientras  Martínez  no  le  preguntaba  nada,  se  mantuvo  en  silencio  con  la  mirada  perdida  en  la  lejanía.  Supuse  que,  a  consecuencia  del  dolor,  sus  facciones  se  habían  endurecido,  ya  que  de  repente  le  aparecieron  unas  marcadas  arrugas  en  el  entrecejo,  que  nunca  antes  le  había  visto:
      –En  todos  nuestros  viajes –continuó  entre  sollozos–,  Paloma  era  quien  se  encargaba  de  despertarme,  y  hoy  estando  todavía  en  la  cama,  me    sorprendió  la  luz  de  la  mañana  al  colarse  a  través  de  las  cortinas  de  los  ventanales que  se  encuentran  detrás  del  cabezal.  He  pensado  que  se  había  dormido,  y  cuando  he  buscado  su  cuerpo,  no  lo  he  encontrado…
       Se  detuvo  de  nuevo,  bebió  otro  sorbo  de    y  prosiguió:
      –Me  he  levantado  de  un  brinco,  he  encendido  todas  las  luces  y  mi  primera  intención  ha  sido  ir  a  ver  si  estaba  en  el  cuarto  de  baño,  pero  entonces  la  he  descubierto  tendida  en  la  moqueta  justo  al  lado  de  la  cama.  Al  principio  he  creído  que  había  perdido  la  conciencia  y  me  he  agachado  para sacudirle  suavemente  con  la  esperanza  de  reanimarla,  pero  he  encontrado  en  su  cuerpo  la  rigidez  de  la  muerte. 
      Arístides  quiso  saber:
      –¿Conservas  la  tarjeta  de  acceso  a  la  habitación?
      –Por  supuesto.
      –Bien,  pues  vamos  para  allá.
      El  viudo  se  sobresaltó,  y  le  requirió:
      –¿No  tenemos  que  esperar  a  que  llegue  la  policía?
      –No  tocaremos  nada –respondió.
      –¿Y  las  huellas? –insistí  yo.
      –Tranquila, Nora,  que  esto  tiene  fácil  solución.
      Martínez,  se  levantó  decidido  y  Alberto,  receloso,  le  siguió. Me  parecía  que  lo  que  íbamos  a  hacer  no  era  correcto,  pero  no  estaba  dispuesta  a  perderme  nada  de  aquello,  y  me  fui  resuelta  tras  ellos  en  busca  del  ascensor.
     Después  de  cruzar  el  corredor  repleto  de  arcadas,  que  recordaban  el  arte  mudéjar,   y  enmoquetado  en  blanco  y  negro, 

 llegamos a la  suite  de  la  difunta,  Arístides  puso  la  mano  en  el  bolsillo  de  su  chaqueta,  y  sacó  un  par  de  guantes  desechables.  Sorprendida  le  pregunté:
     –¿Dónde  los  has  conseguido?  ¿Cómo  puedes  tener  semejantes  cosas  en  este  lugar?
     –Soy  un  hombre  prevenido, Nora  –me  respondió  mientras  se  los  colocaba–,    justamente  cuando  uno  viaja  por  esos  mundos  de  Dios,  nunca  sabe  con  lo  que  se  puede  encontrar,  y  siempre  va  bien  tener  ese  tipo  de  enseres  a  mano.
     Bien  mirado  tenía  razón.  Más  de  una  vez,  durante  aquel  periplo  por  la  península  de  la  India,  me  habría  venido  de  perlas  contar  con  aquel  ingenio  de  látex  de  usar  y  tirar,  y  tampoco  habría  rechazado  disponer  de  una  mascarilla.
     Entonces  Alberto  le  dio  la  tarjeta,  y  Martínez  la  colocó  en  el  cerrojo  tal  como  mandaban  las  instrucciones.  La  puerta  cedió,  primero  entró  el  viudo,  detrás  Arístides  y  finalmente  yo.  Desde  la  entrada  todo  parecía  normal.

    Encima  de  la  cheslong  todavía  se  encontraba,  cuidadosamente  plegado,  el  traje  que  Paloma  había  utilizado  en  la  cena  de  Fin  de  Año.
     Martínez  nos  recalcó:
     –Por  favor  no  toquéis  nada.
     –Por  supuesto  que  no –contesté  mientras  que  Alberto  guardaba  silencio.
     El  viudo  nos  condujo  hasta  el  cadáver  de  su  esposa,  que  se  hallaba  en  el  suelo  entre  la  cama  y  el  tocador,  yo  lo  vi  por  primera  vez  cuando  me  encontraba  pisando  aquella  maravillosa  alfombra  de  seda,  que  decoraba   la  habitación.  Paloma,  con  un  precioso  camisón  de  satén rosa,  parecía  dormida.  Arístides,  estaba  inclinado  junto  a  ella,  y  mientras  nos  mostraba  un  cardenal  en  su  frente,  nos  indicó:
    –Debe  haber  sido  consecuencia  de  la  caída,  la  altura  es  considerable.
    Nadie  respondió.  Entonces  se  levantó  y  entró  en  el  baño,

  pero  como  no  encontró  nada  que  le  llamara  la  atención,  salimos  de  la  suite  sin  más  demora.
     Al  regresar  a  recepción  nos  indicaron  que  la  policía  acababa  de  llegar  y  se  encontraba  junto  con  el  resto  del  grupo  y  nuestros  equipajes,  en  otro  de  los  salones  de  la  planta  baja.  Al  entrar,  Martínez  les  saludó  y  les  presentó  a  Alberto,  que  en  aquellos  momentos  parecía  muy  abatido.
     Después  nos  sentamos,  y  escuchamos  como  un  inspector  de  la  policía  de  Jaipur,  que  tenía  a  su  cargo  velar  por  el  orden  público  en  Samode  y  que  se  nos  identificó  como  Mahatma  Takur,  nos  indicó  que  de  momento  deberíamos  permanecer  en  el  hotel  hasta  nueva  orden,  y  cuando  María  le  preguntó  cuánto  tiempo  duraría  nuestra  reclusión  en  el  antiguo  palacio  del  marajá,  respondió  que  solo  unas   horas.
    Por  mi  parte,  ya  hacía  un  buen  rato  que  había  concentrado  mi  atención  en  Arístides,  que  se  levantó  y  sacó  de  su  bolsa  de  viaje  un  sobre  blanco algo  abultado  y  se  lo  colocó  debajo  del  brazo.  Cuando  la  policía  se  dirigía  a  la  suite  de  la  finada,  y  yo  me  mantenía  próxima  para  ver  lo  que  podía  oír,  les  abordo  y  sugirió  al  inspector  Takur:
    –Autopsy  will  be  necessary[1].
    El  policía  se  encogió  de  hombros,  y  Martínez  sacó  varios  papeles  del  sobre  que  llevaba  en  la  mano,  y  se  los  mostró:
    This i  have  ordered  from  Madrid[2] –le  dijo
     –Will  needs  a Spanish translator –respondió  el  hombre
     –I can do it myself.
     Y  el  inspector  estuvo  de  acuerdo.
    No  entendía  nada.  Sin  proponérmelo  empecé  a  pensar  en  aquella  noche  en  Nueva  Delhi,  cuando  Martínez  se  marchó  del  hotel  en  un  taxi.  Intenté  recordar,  sin  éxito,  la  dirección  que  le  indicó  al  taxista,  y  que  había  podido  escuchar  con  claridad  a  través  de  la  ventanilla  abierta  del  vehículo.  Pero  cuando  ya  me  daba  por  vencida  y  estaba  a  punto  de  fracasar  en  el  intento,  me  vino  a  la  memoria  con  toda  claridad.  Corriendo  me  acerqué  a  uno  de  los  ordenadores  que  estaban  a  disposición  de  los  huéspedes  del  Samode  Palace  y  la  introduje  en  el  buscador  de  Internet.  Entonces  lo  comprendí  todo…


                                                         Continuará…

   
  
      
      
             
 





   
             
             


[1] Será  necesaria  la  autopsia.
[2] Esto  me  lo  han  mandado  de  Madrid.
    Necesitaremos  un  traductor  de  español.
    Yo  mismo  puedo  hacerlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada