domingo, 17 de abril de 2011

* * * * * * VIAJE A LA INDIA * * * * * *

                                                    Capítulo Noveno

Finalizada  la  visita,  nos  juntamos  de  nuevo  en  el  patio  de  entrada  del  Fort  Amber.  Mariola  había  regresado  junto  a  mi  padre,  mientras  Paloma  se  hallaba  otra  vez  al  lado  de  Alberto,  aunque  era  fácil  adivinar  que  ambos  estaban  discutiendo.
     Antes  de  abandonar  la  fortaleza,  tropezamos  con  varios  encantadores  de  serpientes.  Para  llamar  la  atención  Mariola  se  acercó  a  uno  de  ellos,  y  papá  no  paró  de  hacerle  fotos,  mientras  tanto  yo  me  decía  a  mi  misma: Es  una  lástima  que  esta  bestia  ya  no  disponga  de  veneno,  porque  una  picadura  certera…
     Y  justo  cuando  me  encontraba  en  estas  cavilaciones sonó  mi  móvil.  Era  la  esposa  de  mi  padre,  que  quería  hablar  con  su  marido  y  se  quejaba  de  que,  a  pesar  de  su  insistencia,  nunca  contestaba  a  sus  llamadas,  poco  debía  de  imaginarse  lo  ocupado  que  estaba  papá  durante  aquel  viaje.  Me  acerqué  a  él  y  de  manera  que  todo  el  mundo  lo  oyera,  le  dije:
      –Es  tu  mujer.
      Mi  padre  cogió  el  teléfono  de  mala  gana  y  se  alejó  unos  cuantos  pasos  a  fin  de  preservar  su  intimidad. 
      Para  bajar  de  la  colina  sustituimos  los  elefantes  por  Jeeps,  y  antes  de  regresar  al  bus,  nos  detuvimos  frente  al  lago  Maotha    para  hacer  fotografías. 
      Paloma  y  Alberto  continuaban  con  su  disputa,  y  hubo  un  momento  en  que  pude  oír  como  ella  le  soltaba  abruptamente:
      –Tus  explicaciones  no  me  convencen.
      De  nuevo,  subimos  a  aquel  vehículo  escacharrado  que  nos  trasladaba  a  todas  partes,  y  después  de  una  parada  mecánica,  donde  fue  necesario  reponer  líquido  de  frenos,  llegamos  a  la  residencia  del  marajá  de  Jaipur.
      Aunque  estaba  segura  de  que  los  ánimos  seguían  exaltados,  todos  nos  mostrábamos  más  contenidos,  y  la  visita  se  inició  con  normalidad
      El palacio  real,  al  igual  que  el  resto  de  la  ciudad  está  construido  en  piedra  rosada  típica  de  la  zona,  es  una  mezcla  de  arquitectura  mogol y  rajpur,  de  extraordinarias  dimensiones,  erigido  por  Jai  Singh  II, y  consta  de  varias  edificaciones  rodeadas  de  jardines. Después  de  que  Indira  Ghandi[1]  recortara  los  privilegios  de  la  realeza,  la  residencia  del  marajá  quedo  reducida  a  un  ala    del


Chandra  Mahal, y  Bhawani  Singh,  el  actual  soberano  vive  la  mayor  parte  del  tiempo  en  Londres  pero,  a pesar  de  su  ausencia,  el  palacete  solo  puede  admirarse  desde  el  exterior.  Llama  la  atención  su  entrada  decorada  con  pinturas  policromadas  de  figuras  femeninas  y  de  cinco  pavos  reales  con  las  plumas  de  la  cola  extendidas,  y  está  custodiado  por  la  guardia  del  marajá,  vestida  de  blanco  inmaculado,  turbante  rojo  y  zapatos  negros  y  donde todos  los  soldados  deben  cumplir  con  el  requisito  de  llevar  un  bigote  de  extraordinarias  dimensiones.  De  repente  Martínez  preguntó  a  Ram:
       –¿Qué  tenía  que  ver el  actual  marajá  con  Gayatri  Devi?
       –Era  su  madrastra.
       –¡Ah! –contestó  Arístides,  y  pasándose  la  mano  por  el  pelo  que  desprendía  un  inconfundible  aroma  a  colonia  Floid,  insistió:– ¿Sólo  esto?
       –Bueno,  era  una  mujer  de  gran  belleza,  que  a  los  diecinueve  años  se  enamoró  del  marajá  de  Jaipur,  a pesar  de  la  oposición  de  sus  padres,  ya  que  Man  Singh  II  tenía  otras  dos  esposas  hijas  del  marajá  de  Jodjpur.
       –Lo  sé,  lo  sé,  era  verdaderamente  hermosa.  La  conocí  en  1965  cuando  su  marido  se  convirtió  en  el  primer  embajador  de  la  India  en  España,  pero  decían  las  malas  lenguas…
       El  guía  bajo  la  cabeza,  como  si  quisiera  indicar  que  lo  que  Martínez  iba  a  contarnos  era  demasiado  fuerte  para  que  su  conciencia  hinduista  pudiera  soportarlo,  pero  Aristides  no  se  cortó:
       –En  los  mentideros  de  la  buena  sociedad  madrileña  de  entonces,  todo  el  mundo  sabía  que  Gayatra  Devi,  a  quien  los  íntimos  llamaban  Ayesha,  se  entendía  con  su  hijastro,  o  sea  con  el  actual  marajá,  doce  años  más  joven  que  ella.
       Ram  hizo  un  leve  gesto  afirmativo.
       Bien  había  llegado  el  primer  sobresalto  y  yo  no  sabría  decir  exactamente  cuál  fue  el  motivo  que  más  nos  impacto,  si  los  amoríos  del  futuro  marajá  con  su  madrastra,  el  hecho  de  que  Martínez  alternara  con  el  Cuerpo  Diplomático  establecido  en  Madrid,  o  la  leve  tos  de  Mariola,  que  igual  que  si  de  una  dama  de  alta  cuna  se  tratara,  pareció  escandalizarse  por  los  devaneos  del  príncipe,  como  si  a  aquella  lagarta  le  pareciera  correcto  ir  coqueteando  con  los  maridos  de  las  demás,  pero  juzgara  poco  decoroso  que  otras  pudieran  tener  amantes.  Y  por  si  no  había  sido  suficiente,  Arístides  dio  un  par  de  palmadas  en  la  espalda  del  guía  y  añadió:
       –¡Ay  Ram!  Amigo  mío,  la  vida  está  llena  de  sorpresas,  y  eso  que  todavía  faltan  unos  cuantos  días  para  que  acabe  el  viaje.
       Mientras  visitábamos  el  resto  de  construcciones  del  recinto  palaciego,  que  albergan  varios  museos,  estuve  meditando  largo  rato  las  palabras  de  Martínez,  pero  finalmente  dejé  de  lado  aquellos  pensamientos  y  me  concentré  en  las  explicaciones  de  Ram. 
      

        Acabábamos  de  entrar  en  el  Maburak  Mahal  donde  se  conserva  la  indumentaria de los marajás, así  como  una colección de saris de seda  y  las  vestimentas de Madho Singh I,  monarca de más de dos metros de altura y 200 kg de peso. La sala también exhibe una  recopilación  de  objetos  de  la  vida  cotidiana  de los  soberanos,  como  enseres,  muebles  o   instrumentos de música. Después  fuimos  hasta  el palacio de  la Maharani  que  acoge una de las más bellas colecciones de armas hindúes y mogoles,  como puñales de mango de jade  con incrustaciones  de  rubíes y esmeraldas engastadas en oro. En las paredes están  colgadas  fotografías,  que  en  su  día hizo  el mismo marajá,  y  que  reflejan  el Jaipur  de  finales del siglo XIX.
       En  el  patio  nos  llamaron  la  atención  unas  enormes  tinajas  de  plata  maciza,  y  el  guía  nos  contó  que  en tiempos  del  imperio  británico  invitaron  a  una  princesa  de  la  familia  real  a  pasar  una  temporada  en  Londres,  y  la  joven  preocupada  por  su  alma,  si  se  daba  el  caso  de  que  no   consiguiera  vencer  los  estímulos  que  la  vida  de  la  Corte  de  Su  Graciosa  Majestad  pudiera  ofrecerle,  se  llevó  aquellos  recipientes  llenos  de  agua  del  Ganges,  para  lavar  sus  pecados  y  purificarse  si,  irremediablemente,  caía  en  alguna  tentación. 
       

Acabado  el  recorrido  por  las  dependencias  de  palacio,  cruzamos  una  calle  y  fuimos  a  parar  al  Jantar  Mantar  un  curioso  observatorio  astronómico,  que  fue  construido a principios del siglo XVIII,  por  el  marajá Jai  Singh  II,  amante  de  la  Astronomía,  las  Matemáticas  y  la  Arquitectura,  y  que  cuenta,  aproximadamente  con veinte complejos  instrumentales, realizados en obra de albañilería,  uno  de  los  cuales  está  inacabado,  seis  necesitan  de  luz  solar,  y  once  funcionan  con  el  reflejo  de  la  luz   lunar  o  estelar.  Más  de  veinte astrónomos participaron en el  desarrollo  de  los  proyectos  y  las 


 investigaciones  que  allí  se  realizaban,  y  que  se  iniciaron antes de que terminara  la obra.  Las  estructuras  independientes  de  las  que  consta  el  observatorio  permitían  llevar  a  cabo  un  estudio 


sistemática del cielo.  Ram  nos  explicó  que  cuando  las  inclemencias  meteorológicas  impedían  el  uso  de  los  relojes  de  sol,  se  empleaba  la  clepsidra,  reloj  de  agua,  para   medir  el  tiempo.
      Había  llegado  la  hora  de  regresar  al  Samode  Palace  para  cenar  y  despedir  el  año,  y  fuimos  en  busca  del  bus.  El  viaje  por  aquellas  carreteras  era  largo  y  con  semejante  tartana,  nos  costaría  mucho  más  llegar  que  a  los  del  Club  de  los  Impares,  que  viajaban  en   un  autocar  mucho  más  moderno  que  el  nuestro.  De  nuevo,  la  circulación  caótica  nos  engulló,  y  de  repente  el  vehículo  se 


vio  custodiado  por  varios  camellos  que  avanzaban  en  la  misma  dirección.
      Como  ya  venía  siendo  habitual,  Mariola  se  colocó  junto  a  papá,  pero  con  los  ojos  fijos  en  Alberto,  lo  que  provocaba  la  indignación  de  Paloma,  que  cada   vez  evidenciaba  más  su  malestar.  Yo  me  senté  al  lado  de  Arístides,  y  pensativa  alargue  todo  lo  que  pude  el  cuello  para  aposentar  bien  la  cabeza  en  el  respaldo  del  asiento.  Sentía  que  mi  mente  bullía,  y  no  alcanzaba  la  lucidez  necesaria  para  reflexionar  serenamente  en  todo  lo  que  le  había  oído  decir  a  mi  padre  a  lo  largo  del  viaje,  relativo  a  la  Nochevieja.  Martínez  parecía  que  me  leía  el  pensamiento,  cuando  me  dijo:
     –No  debes  preocuparte,  Nora, aunque  el  río  te  parezca  revuelto,  de  regreso  a  España  las  aguas  volverán  a  su  cauce.  ¡Ya  lo  verás!
     –Mi  padre  me  ha  decepcionado  –contesté–,  yo  no  me  llevo  mal  con  su  mujer  y  me  da  pena  que…
     –Estas  cosas  suceden,  y  más  en  los  viajes,  pero  luego  no  son  más  que  una  simple  aventura  que  enseguida  se  olvida.  Y  no  hay  que  darle  mayor  importancia  Además  ella  vive  en  Madrid  y  él  en  Barcelona.  Me  apuesto  lo  que  quieras  a  que  nunca  más  se  volverán  a  ver.
    –No  conoces  a  mi  padre,  Arístides,  sería  capaz  de  mentir  todas  las  semanas  a  mi  madrastra  con  tal  de  viajar  a  Madrid  para  echar  un  buen…
    Entonces  sentí  que  me  ruborizaba  y  únicamente  añadí:
    –Bueno,    ya  me  entiendes.
    Martínez  soltó  una  carcajada  y  respondió:
    –Te  comprendo  perfectamente,  Nora.
    Y  fue  en  aquel  momento  cuando  me  armé  de  valor  y  le  pedí  que  me  aclarara    lo  que  también  venía  barruntando  en  mi  cabeza  desde  hacía  un  par  de  horas:
    –Perdona  mi  curiosidad,  Arístides –empecé  diciéndole–,  pero  me  gustaría  saber  ¿Cómo  conociste  a…?  ¡Ay!  Ahora   no  recuerdo  su  nombre.
    A  pesar  de  exprimir  mis  neuronas  durante  unos  segundos  y  provocar  varios  chasquidos  con  los  dedos,  no  conseguí  que  regresara  a  mi  memoria  el  patronímico  de  aquella  dama,  y  terminé  por  concluir:
    –Bueno,  la  mujer  del  marajá.
    Pero  Arístides,  impasible,  se  limitó  a  contestar:
    –¿A  Gayatra  Devi?
   –Así  es  –respondí  al  escuchar  de  nuevo  aquel  nombre.
    –Es  una  larga  historia,  amiga  mía.
    Esta  vez,  sin  necesidad  de  ninguna  parada  por  avería  mecánica,  el  bus  llegó  al  Samode  Palace,  y  todos  nos  marchamos  rápidamente  a  nuestras  habitaciones,  porque  solo  faltaban  dos  horas  para  que  empezara  la  cena  de  Fin  de  Año  y  había  que  prepararse.

                                                                       -:-

A  las  nueve  y  media  en  punto  nos  encontramos  en  el  hall  del  hotel,  con  nuestras  mejores  galas, 
Mariola  llevaba  un  pantalón  negro  muy  ancho,  que  si  no  te  fijabas  bien  parecía  una  falda,  y  un  blusón  de  seda  blanca,  ceñido  a  la  cintura  con  un  fajín  blanco  y  negro,  Gloria  se  había  puesto  un  vestido  de  satén  rojo  con  escote  palabra  de  honor  y  unos  guantes  largos  del  mismo  color  que  le  llegaban  hasta  el  codo,  María  se  presentó  con  un  pantalón  azul  marino,  también  ancho  y  una  blusa  a  juego  con  escote  halter  y  gran  lazada  en  el  cuello.  Paloma,  en  mi  opinión  la  más  elegante,  apareció  del  brazo  de  Alberto  con  una  falda  larga  negra,  una  blusa  a  juego  con  un  escote  rarísimo  pero  muy  favorecedor,  y  salpicada  de  pequeños  brillantitos,  y  un  chal  de  seda  negro.  Yo  me  coloqué  un  vestido  de  gasa  color  maquillaje,  línea  évasé,  adornado  con  unas  margaritas  superpuestas  de  la  misma  tela  y  un  echarpe  a  juego,  que  mamá  me  había  comprado  para  la  boda  de  una  prima.  Los  caballeros  vestían  Smoking,  incluido  Arístides,  que  no  había  olvidado  perfumarse  con  su  colonia  de  siempre.
     El  guía  nos  sugirió  que  aprovechando  la  calidez  de  la  noche,  antes  de  entrar  en  el  comedor  diéramos  un  paseo  por  los  jardines  bellamente  iluminados  y  adornados  con  abalorios  navideños.  Y 


mientras  caminábamos  por  el  mullido  césped,  Mariola  explicó:
     –Cuenta  la  Historia,  que  el  palacio  de  Samode,  fue  un  obsequio  del  Marajá  de  Jaipur  a  su  Primer  Ministro,  al  que  quería  alejar  de  la  Corte  porque  pretendía  a  su  esposa,  y  el  monarca  no  tenía  intención  de  castigarlo  ya  que  a  lo  largo  de  los  años  le  había  prestado  valiosos  servicios,  y  puso  fin  a  aquella  situación  enviándole  a  este  exilio  dorado.  ¿Es  eso  cierto  Ram?
    –Así  es.
    Entonces  Mariola  susurró  al  oído  de  mi  padre:
    –Ya  ves,  cariño,  que  el  lugar  no  podía  ser  más  adecuado.

                                                                    Continuará…           
    
 

       




   
             
             


[1] Fue  Primer  ministro  de  la  India  desde  enero  de  1966  hasta  marzo  de  1977,  y  desde  enero  de  1980  hasta  su  asesinato  el  31  de  octubre  de  1984,  en  manos  de  dos  de  sus  guardaespaldas  sijs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada