domingo, 3 de abril de 2011

* * * * * * VIAJE A LA INDIA * * * * * *

                                                Capítulo  Séptimo 
          
       
Aquella  tarde  fuimos  a  dar  un  paseo  por  Samode.  Abandonamos  el  lujo  palaciego  del  hotel,  y  la  suciedad,  el  olor  a  orina  y  a  excrementos,  y  los  residuos  amontonados  en  cualquier  lugar,  nos  acompañaron  de  nuevo  a  lo  largo  de  nuestro  recorrido.  Menos  mal  que  aquel  era  un  pueblo  pequeño  y  la  circulación  temeraria  y  ruidosa,  propia  del  país,  parecía  más  apaciguada.  En  el  centro  las  calles  resultaban  estrechas  para  la  cantidad  de  gente  que  allí  se  concentraba,  y  si  no  prestabas  atención  tropezabas  con  otras  personas,  preocupadas  por  vender  sus  mercancías  o  dedicadas  a  la  mendicidad.  También  podías  darte  de  bruces  con  un  tenderete  de  frituras,  y  en  el  peor  de  los  casos,  echarte  encima  de  una  vaca,  de  un  mono,  o  de  alguno  de  aquellos  perros,  de  mirada  triste  y  hambre  acumulada  a  lo  largo  de  los  tiempos,  que  callejeaban  por  todas  partes.
 
          A  aquellas  alturas  ya  venía  siendo  habitual  tener  que  contemplar  que  la  pobreza  exhibida  fuese  mucho  mayor  de  lo  que  uno  podía  haberse  imaginado. En  semejantes  condiciones  la  gente debía

  morir de  hambre,  de  sed,  y  de  enfermedades  que  en  Occidente tendrían  fácil  curación.  Estaba  convencida  de  que  el  derroche  y  la  opresión  del  mundo  civilizado,  junto  con  las  desigualdades  sociales,  que  convertían  a  los  pobres  en  auténticos  miserables,  y  permitían  a  los  ricos  multiplicar  su  fortuna,  a  lo  que  había  que  sumar  la  nefasta  actuación  del  Gobierno,  y  la  influencia  nociva  de  las  religiones,  que   condenaban  a  las  personas  a la más absoluta  y desgarradora  indigencia.
           Como  la  temperatura  era  agradable,  las  puertas de algunas casas  estaban  abiertas y  mi  curiosidad  fue  la  causa  de que  una  mirada  rápida  se  escapara  hacia  el  interior  de  las  viviendas.  La  estructura  y  la  decoración  siempre  eran  las  mismas,  una   sala  con dos  o  más colchonetas tiradas en  el  suelo  y una mesita  de madera.  Nunca vi ni televisores, ni cualquier otro tipo de electrodomésticos  de  los  que  se  usan  en  los  países  avanzados.
           Fuimos  al  mercado,  que  tal  como  habíamos  visto  en  Delhi  era  una  mezcla  anárquica  de  elementos. 

 En  los bazares  además  de  vender  alimentos,  frutas, verduras, especias  y  galletas, también  se  podían  encontrar  sedas, sombreros, peines, gafas de sol  y  jabón  entre  otras  muchas  cosas,  todo  cubierto de  una  espesa  capa  de  polvo. Nos  detuvimos  en  uno  de  ellos, y  Mariola,  para  no  perder  la
 costumbre,  trató  de  llamar  la  atención  de  mi padre,  colocándose  encima  de  lo  que  llevaba  puesto  en  un  sarí  de  vivo  color:
           –¿Verdad  que  me  queda  perfecto?
           Y  cuando  papá  solo  había  tenido  tiempo  de  responder  un   escueto:
           –Sí
           Mariola  obsequió  con  una  mirada  asesina  a  Paloma,  e  insinuándose  desvergonzadamente,  se  colocó  frente  a  Alberto  y  le  preguntó:
           –¿No  te  parece  estupendo  para  la  noche  de  Fin  de  Año?
           Pero  justo  en  el  momento  en  que  imaginé  que  Paloma  saltaría  a  su  cuello  como  un  hiena  herida,  todo  se  paralizó.  Los  comerciantes  dejaron  de  hacer  su  trabajo  y  se  quedaron  boquiabiertos  e  inmóviles.  Un  anciano  que,  sentado  en  el  suelo,  vendía  productos  de  la  huerta  y  que  sujetaba  un  manojo  de  cebollas  en  la  mano  mientras  su  cliente,  agachado,  le  tendía  un  billete  de  cinco  rupias,  permaneció  quieto  contemplando  aquella  visión.  Turistas  y  paseantes  contenían  el  aliento  y  los  sonidos  agudos  y  el  griterío,  que  minutos  antes  me  martillearon  la  cabeza,  se  mantuvieron  suspendidos  en  el  espacio.  No  se  oía  ni  el  vuelo  rasante  de  los  mosquitos.  Una  mujer  de  belleza  sin  nombre,  de  mirada  intensa,  piel  cetrina  y  larga  cabellera  azabache  que  ondeaba  con  la  brisa  del  atardecer,  enfundada  en  un  lujoso  sarí  verde  esmeralda,  descendía  por  la  callejuela.  De  sus  orejas  y  cuello  colgaban  joyas  tintineantes  y  relucientes  bajo  los  últimos  rayos  del  sol.  Su  ropa  dejaba  entrever  la  perfección  de  las  líneas  de  su  cuerpo,  que  parecían  obra  del  cincel  de  un  escultor  del Renacimiento.
          Martínez,  que  la  contemplaba  atónito,  igual  que  papá,  Alberto,  Ram  y  los  demás  hombres  del  grupo,  se  acarició  el  pelo  con  la  mano,  y como  otras  veces  un  olor  penetrante  a  colonia  Floid  perturbó  el  ambiente.  La  bella  desconocida,  pasó  muy  cerca  de  nosotros,  su  cuerpo  exhalaba  el  aroma  del  perfume  de  jazmín  que,  probablemente,  acababa  de  acariciar  su  deseada  piel.
          Mariola  echó  una  ojeada  a  su  indumentaria,  se  había  colocado,  con  bastante  mala  pata,  un  sarí  azul  encima  de  la  camisa  blanca  y  los  pantalones  tejanos  que  llevaba  puestos,  y  al  darse  cuenta  de  que  su  aspecto  era  lastimoso  comparado  con  el  de  aquella  Venus  de  Oriente,  se  deshizo  del  exótico  ropaje  con  un  movimiento  rápido,  y  enojada  nos  hizo  saber:
         –Si  de    depende  podemos  marcharnos,  acabo  de  decidir  que  no  voy  a  comprarme  nada.
         Yo  hacía  lo  posible  para  contener  la  risa,  pero  Paloma  estalló  en  una  sonora  carcajada. 
         En  pocos  segundos  todo  volvió  a  la  normalidad.
         De  regreso  al  Samode  Palace,  papá  y  Mariola  caminaban  encabezando  el  grupo,  nadie  decía

nada,  hasta  que  el  guía  rompió  el  silencio  anunciándonos  que  debíamos  cenar  pronto  y  aprovechar  para  descansar,  porque  el  día  siguiente  iba  a  ser  duro.
         Martínez,  que  andaba  a  mi  lado  resopló  y  me  dijo:
         –¡Ay  Nora!  Hoy  me  siento  cansado,  no  debo  tener  edad  para  estas  tribulaciones,  si  mañana  todo  se  presenta  tan  difícil,  tal  vez  sea  preferible  que  me  quede  en  el  hotel.
        –Ni  se  te  ocurra,  Arístides  ¿Qué  haría  yo  sin  ti?  Lo  que  sucede  es  que  tu  corazón  se  ha  impresionado  al  contemplar  a  la  joven  que  ha  pasado  por  delante  del  bazar  y,  ya  no  tienes  edad  para  estos  sobresaltos.
        –Ni  que  lo  digas,  criatura –contestó–,  hacía  años  que  no  veía  una  hembra  como  aquella.
        A  pesar  de  la  cordialidad  de  su  respuesta,  pensé  que  tal  vez  le  había  tratado  con  excesiva  familiaridad  y  me  disculpé  rápidamente:
        –Lo  siento,  Martínez,  no  debía  de  haberte  dicho  esto,  pero  sucede  que  tienes  la  misma  edad  que  mi  abuelo,  llevas  su  misma  marca  de  colonia,  me  gusta  hablar  contigo  igual  que  con  él  y  a  veces  pienso…
        –Déjalo,  Nora  –me  interrumpió–,  porque  entre  el  recuerdo  de  la  perspectiva  de  una  mujer  como  la  que  nos  acabamos  de  encontrar,  y  los  halagos  de  una  muchacha  tan  encantadora  como  tú,  en  tan  pocos  minutos  de  diferencia,  mi  anciano  corazón  acabará  por  colapsarse.
        –Te  agradezco  que  no  le  des  importancia,  pero  estoy  segura  de  que  me  he  tomado  excesivas  confianzas.
        –Porque  te  recuerdo  a  tu  abuelo  tengo  que  disculparte.  ¡Si  es  lo  más  natural  del  mundo!  y  yo  encantado  Por  lo  visto  somos  de  la  misma  generación.  No  tengo  nietos  ¿sabes?  Sólo  aquel  par  de  zánganos  de  mis  sobrinos,  que  esperan  a  que  me  muera  cuanto  antes  para  poder  heredar.  Así  que  olvídalo,  por  favor
       En  aquel  momento  estábamos  muy  cerca  de  mi  padre  y  de  Mariola  y  oímos  como  le  decía:
       –Créeme,  cariño,  deberíamos  de  hacerlo  hoy  mismo,  y  en  Año  Nuevo  lo  rematamos.
       –No  sé,  no    –le  contestó–,  no  me  gusta  precipitarme.
       Papá  la  miró  incrédulo  e  insistió:
       –Sé  que  estarás  a  la  altura  de  las  circunstancias.
       –¡Pues  claro!
       –Sí,  sí,  pero  hace  un  momento  que  te  has  insinuado  al  marido  de…
       –Naturalmente –le  interrumpió–,  las  cosas  hay  que  hacerlas  con  cuidado,  forma  parte  de  la  estrategia  y  no  quiero  decepcionarte,  si  fallamos  no  tendremos  otra  oportunidad.
       –Tampoco  es  cuestión  de…
       Pero  Mariola  colocó  su  dedo  índice  en  posición  vertical  encima  de  los  labios  de  papá,  que  se  calló,  y  ella  añadió  en  voz  más  baja:
       –Silencio,  querido,  ten  paciencia  que  en  Año  Nuevo  todo  va  a  salir  perfecto.
       Entonces  quiso  dar  un  beso  en  la  mejilla  de  mi  padre,  pero  se  percató  de  nuestra  presencia  y  se  contuvo.
       Arístides  me  miró  preocupado.


                                                   Continuará… 
       

      
   

          

   

       




   
             

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada