domingo, 20 de febrero de 2011

******** VIAJE A LA INDIA ********

                                                 Capítulo  Primero


Mis  padres  llevaban  más  de  dos  años  divorciados,  cuando  papá  me  hizo  una  propuesta  que  no  esperaba  y  a  la  que  no  me  pude  resistir.  Pasar  el  Año  Nuevo  lejos,  muy  lejos  de  España.   Ya  hacía  años  que  mi  padre  deseaba  viajar  a  la  India.  En  otro  tiempo,  mi  madre  se  negó  a  ir  con  él.  Y  ahora,  su  nueva  mujer  también  se  resistía  a  acompañarle.  Pero  aquellas  navidades  decidieron  que  ella  iría,  con  los  hijos  de  su  anterior  matrimonio,  a  Florencia,  y  mi  padre  cumpliría  su  sueño  y  se  me  llevaría  al  otro  lado  del  mundo.
        Me  sentía  muy  feliz,  y  mientras  mamá  se  ocupaba  de  mi  equipaje  y  de  los  consejos  sanitarios  que  había  que  seguir,  yo  no  pensaba  en  otra  cosa  que  en  visitar  el  Taj  Mahal,  símbolo  del  profundo  amor  del  emperador  de  la  dinastía  mogol  Shah  Jahan,  por  su  esposa  favorita  Arjumand  Bano  Begum  que   murió  mientras  daba  a  luz  a  su  decimocuarata  hija.  Claro  que,  si  el  monarca  no  la  hubiera  expuesto  a  catorce  partos,  probablemente  no  habría  sido  necesario  que  le  construyera,  tan  pronto,  un  monumento  funerario.
         Y  así  llegó  el  día  en  que  diez  personas nos  trasladaríamos  desde  los  aeropuertos  de  Barcelona  y  Madrid   hasta  el  Charles  de  Gaulle  de  París,  y  de  allí  a  Nueva  Delhi.
         Al  poco  tiempo  de  llegar  al  aeropuerto  de  Barcelona  descubrí,  sin  saberlo,  a  dos  de  nuestros  compañeros  de  viaje.  Una  señora  de  edad  indefinida,  pelo  oscuro,  rasgos  amables,  cuya  belleza  todavía  no  se  había  marchitado,  que  llevaba  una  parka  negra  forrada  de  tela  estampada  a  lo  animal  print,  hacía  cola  para  facturar  su  equipaje  mientras  guardaba  la  tarjeta  de  embarque  en  un  estuche  rojo  con  un  imponente  logo  del  operador  que  nos  iba  a  conducir  a  aquel  país.  De  repente  se  le  acercó  un  individuo  alto,  de  pelo  untuoso,  gafas  doradas  de  brillo  apagado,  algo  barrigudo  y  aspecto  descuidado,  y  le  preguntó:
         –¿Viajas  a  la  India?
         –Sí  –contestó  la  aludida.
         –¿Eres  del  Club  de  los  Impares[1]? –insistió.
         La  mujer  sorprendida  respondió:
         –No  ¿Por  qué?
         –¡Por  nada! ¡Por  nada! –concluyó  el  hombre  desdeñosamente  mientras  se  alejaba.
         Entonces  la  mujer  interrogó  a  quién  supuse  que  sería  su  compañero  de  viaje,  aunque  desde  dónde  estaba  no  lo  podía  ver  bien,  con  los  ojos  abiertos  como  platos,  a  pesar  de  que  solo  eran  las  cinco  de  la  mañana.
         Luego,  volví  a  encontrármelos  en  la  puerta  de  embarque  de  Air  France,  para  coger  el  avión  que  nos  llevaría  hasta  París.  Entonces  me  fijé  en  su  acompañante,  era  un  hombre  más  bien  corpulento  pero  bien  proporcionado,  tenía  el  pelo  canoso,  los  ojos  azules  y  la  nariz  aguileña.  Llevaba  unos  pantalones  tejanos,  más  bien  gastados,  una  camisa  de  cuadros  azulados,  y  una  chaqueta  de  ante  color  tostado.  Aunque  ya  debía  rondar  los  cincuenta  años,  me  pareció  un  hombre  muy  atractivo. Supuse,  que  serían  algo  más  que  amigos  porque  mientras  hacíamos  cola  para  embarcar  se  dieron  un  par  de  besos  en  los  labios.
         Cuando  llegamos  al  aeropuerto  Charles  de  Gaulle,  estuve  otra  vez  cerca  de  ellos,  tanto  en  los  pasillos  como  en  el  bus  que  nos  llevaría  a  la  Terminal  de  vuelos  intercontinentales,  así  como  del  hombre  del  Club  Impar,  que  esta  vez  ya  iba  acompañado  de  tres  individuos  más,  de  rasgos  poco  relevantes.
         Alrededor  de  las  11:30h  de  la  mañana, todos  embarcamos  en  un  airbus  de  la  compañía  Air  France  rumbo  a  Nueva  Delhi,  que  salió  con  dos  horas  de  retraso  debido  al  temporal  de  nieve,  que  en  aquellos  días,  caía  sobre  Francia.
         Después  de  ocho  horas  de  viaje,  el  avión  empezó  las  maniobras  de  aterrizaje  en  el  aeropuerto  de  la  capital  de  la  India.  Desde  el  aire  no habíamos  podido  disfrutar  de  una  vista  panorámica  de  la  ciudad,  puesto  que  la  oscuridad  era  absoluta,  excepto  en  alguna  autopista  que  la  circundaba.
         Las  dependencias  del  aeropuerto,  además  de  ser  enormes  eran  como  las  de  cualquier  otro  aeropuerto  del  mundo,  pero  a  diferencia  de  los  que  yo  conocía  estaban  enmoquetadas  con  un  acrílico  estampado  en  tonos  mostaza.  Varias  cintas  transportadoras  nos  trasladaron  hasta  la  recogida  de  equipajes.  Las  maletas  tardaron  casi  una  hora  en  aparecer,  ya  que  el  mecanismo  las  escupía  con  una  lentitud  pasmosa,  las  nuestras  salieron  junto  con  las  de  aquella  pareja  que  venía  con  nosotros  desde  Barcelona  y,  equipaje  en  mano,  nos  fuimos  en  busca  de  la  persona  que  el  tour  operador  había  enviado  a  recogernos.  Fue,  entonces  cuando  me  percaté  de  que  un  extraño  aroma  perfumaba  el  ambiente,  no  sabría  como  definirlo,  tal  vez  fuera  una  mezcla  de  olor  a  miseria  y  a  especies,  que  había  impregnado  totalmente  mis  sentidos.
          Cuando  vimos  a  un  muchacho  que  sujetaba  un  cartel  con  el  logo  de  la  compañía  que  habíamos  contratado  para  el  viaje,  cuatro  personas  ya  estaban  junto  a  él.  Mi  padre  fue  el  primero  en  presentarse:
          –Me  llamó  Carlos  Bosch –y  sin  darme  tiempo  a  abrir  la  boca  añadió  mientras  me  señalaba  con  la  mano:–Y  esta  es  mi  hija  Nora.
          Seguidamente  la  pareja  de  Barcelona  también  hizo  lo  propio:
          –Yo  soy  Alberto  Camps.
          –Y  yo  su  mujer,  Paloma.
          Por  fin  sabía,  que  aquella  señora  elegante  y  distinguida,  que  había  visto  por  primera   vez  poco  antes  de  iniciar  el  viaje,  se  llamaba  Paloma.  Luego  dos  matrimonios  de  Granada  se  nos  presentaron  como  Antonio  y  Gloria,  y  Paco  y  María.
         Mientras  tanto  el  chico  del  tour  operador  iba  comprobando  en  un  listado  que  los  nombres  coincidieran.  De  todas  formas,  un  hombre  bastante  mayor  bajo  y  enjuto,  que  llevaba  una  maleta  casi  tan  grande  como  él  todavía  no  se  había  identificado,  y  el  de  la  agencia  le  preguntó:
         –¿Y  usted  se  llama…?
         –Arístides  Martínez  –contestó– pero  prefiero  que  me  llamen  Martinez.
         –Todavía  falta  una  persona  –añadió  el  de  la  compañía.
         –Soy  yo…soy  yo
         Y  vimos  aparecer  a  una  mujer  de  unos  cuarenta  años,  alta  y  esbelta,  con  los  ojos  oscuros,  escondidos  detrás  de  unas  gafas  de  cristales  ovalados  y   montura  metálica. Tenía  el  cabello  negro  y  largo,  su  rostro  anguloso,  carecía  de  armonía  a  causa  de  su  mandíbula  desproporcionada.  Llevaba  pantalones  y  cazadora  tejana,  y  arrastraba  un  trolley  rígido  de  color  verde  manzana:
         –Me  llamo  Mariola  y  vivo  en  un  pueblecito  de  las  afueras  de  Madrid.
         Y  su  mirada  se  clavó  en  los  ojos  de  Alberto,  el  marido  de  Paloma.


                                                       Continuará 
        

        
        


[1] Tal  como  ellos  mismos  se  definen  en  Internet:  Son  la  primera  empresa  del  país  especializada  en  la  organización  de  actividades  del  ocio  para  personas  sin  pareja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada