domingo, 11 de enero de 2015

* * * * * VOLVER A EMPEZAR * * * * *

Estimados  amigos  y  fieles  lectores:
Tengo  que  comunicaros  que  después  de  la  repentina  muerte  de  mi  marido,  ocurrida  en  mayo  pasado,  y  coincidiendo  con  la  publicación,  en  breve,  de  mi  segunda  novela,  he  hecho  acopio  suficiente  de  fuerzas,  para  reanudar  mi  trabajo  en  este  blog,  que  tantas  satisfacciones  me  ha  dado.  Prometo  publicar  un  artículo  sobre  terrorismo  yihadista,  que  como  siempre,  invitará  a  la  reflexión.
Buenas  tardes

María  Bastitz

miércoles, 2 de abril de 2014

* * * * LAS PRINCESAS DE SEPTRIA Y LA GOTA DE AGUA * * * *



Érase  una  vez  un  hermoso  país  neptuniano  en  los  confines  del  universo,  llamado  Septria.  Su  capital  Nadilia,  era una  hermosa  ciudad  situada  en  un  frondoso  valle  bañado  por  un  río  caudaloso.  Cerca  se  encontraba  el  majestuoso  castillo  del  rey  Khomol,  que  gobernaba  aquel  territorio,  y  donde  también  vivían  su  esposa  la  reina  Sira  y  sus  hijas,  las  encantadoras  princesas   Mar  y  Jana.





    Una  mañana  lluviosa,  mientras  Mar  veía  caer  el  agua  a  través  del  cristal  de  una  ventana,  oyó  que  alguien  le  decía:
    –Princesa  Mar…
    Miró  a  su  alrededor  y  no  vio  a  nadie.  La  voz  insistió:
    –Princesa  Mar…
    Pero  Mar  seguía  sin  descubrir  de  donde  procedían  aquellas  palabras.
    Su  hermana  Jana,  que  era  una  niña  muy  mona,  y  rondaba  por  el  lugar,  jugando  con  su  perrita  Ámbar,  se  le  acercó  para  averiguar  el  origen  de  la  voz,  pero  tampoco  lo  consiguió,  y  cuál  fue  su  sorpresa  cuando  escuchó:
    –Princesa  Mar…princesa  Jana.
    –¿Dónde  estás? –quiso  saber  Jana–,  y  ¿cómo  sabes  nuestros  nombres?
    –¿Quién  no  conoce  a  las  princesas  de  Septria?  –respondió  la  desconocida  voz.
    –Sí,  pero  ¿dónde  estás? –insistieron  Mar  y  Jana.
    –¡Aquí!  ¡Aquí!  –les  decía  aunque  las  niñas  seguían  sin  ver  nada.
    Entonces  Mar  quiso  saber  si  aquellas  palabras   provenían  del  exterior,  abrió  la  ventana,  y  vio  que  era  una  gota  de  agua,  de  ojos  transparentes,  quien  le  hablaba:

    –¿Qué  quieres? –preguntó  la  niña.
    –Que  me  escuches,  princesa –contestó  la  gota.
    –¿A  ver  gota,  por  qué  tenemos  que  escucharte? –intervino  Jana  que  acababa  de  acercarse  a  la  ventana.
    –Estoy  triste  y  lloro  de  dolor,  princesas.
    –¿Qué  te  pasa? –preguntaron  las  niñas  al  unísono.
    –Todos  vamos  a  enfermar.
    –¿Todos? –las  niñas  no  salían  de  su  asombro.
    –Sí,  dentro  de  nada  en  las  aguas  del  río  ya  no  habrá  peces,  ni  crecerán  plantas  en  la  rivera,  ni…
    –¿Cómo  qué  no?  –se  extrañó  Mar–,  si  nuestros  mejores  amigos  son  dos  pececitos  de  colores  que  viven  allí.
    –¡Claro! –era  Jana  quien  hablaba– Tonelete  y  Bidoncete –y  añadió  furiosa–,  ¡Jugamos  con  ellos  todas  las  mañanas!  ¿Cómo  te  atreves  a  decir  que  enfermaran?
    –Os  aseguro,  princesas,  que  ya  no  volveréis  a  verlos  más –afirmó  la  gota.
    Luego  empezó  a  llorar  desesperadamente y  a  decir:
    –Nuestra  felicidad  se  ha  terminado.
    Entonces,  Jana,  muy  intrigada,  le  tendió  un  pañuelo  y  le  ordenó:
    –Gotita,  sécate  las  lágrimas  y  cuéntanos  todo  esto.
    La  gota  se  froto  los  ojos  con  el  pañuelo  y  susurró:
    –La  culpa  es  de  vuestro  padre,  el  Rey,  que  es  quien  manda  en  este  país..
    –¿De  papá? –se  sorprendieron–,  pero  si  es…
    –Es  él –les  interrumpió  la  gota–,  quién   ha  dado  permiso  para  construir  una  fábrica.
    –¿De  qué  fábrica  hablas?  Si  no  hay  ninguna  en  los  alrededores –contestaron.
    –De  una  fábrica  donde  se  elaborará  aluminio,  que  es  una  sustancia  que  ensuciará  el  agua  del  río.  Dicen  que  la  van  a  construir  dentro  de  poco.
    –¿Y  dónde  la  construirán?
    La  gota  se  volvió,  y  señaló  un  lugar  lejano  a  la  derecha  del  río,  y  añadió:
    –Allá  arriba.
    –Esto  está  muy  lejos,  gota –respondió  Mar.
    –¡Eso!  ¡Eso! –gritó  Jana,  más  aliviada–  además,  Tonelete  y  Bidoncete  nadan  mucho  más  abajo.
    –¿Es  qué  no  lo  entendéis?  Si  se  construye  la  fábrica,  los  que  trabajen  ahí  dentro  verterán  residuos  y  ensuciarán  el  río.  Los  peces  enfermaran  Las  aguas  dejarán  de  ser  transparentes  y  se  convertirán  en  lechosas  y  pardas,  nunca  más  volveréis  a  bañaros  en  ellas.  Ni  tampoco  os  podréis  sentar  en  la  hierba  que  crece  en  la  rivera,  porque  se  secará  y  en  su  lugar  habrá  barro,  Tonelete  y  Bidoncete  desaparecerán  para  siempre.  Yo  me  transformaré  en  una  gota  oscura,  espesa  y  pegajosa  que  dejaré  suciedad  por  donde  pase.  Y  vosotras,  las  princesas  de  Septria,  nunca  más  podréis  volver  a  contemplar  este  maravilloso  paisaje.
    Las  niñas  se  quedaron  pensativas  y  preocupadas,  y  después  de  reflexionar  sobre  todo  aquello  que  la  gota  les  acababa  de  contar,  Jana,  pregunto:
    –¿Y  qué  podemos  hacer  nosotras?
    –Hablar  con  vuestro  padre,  el  Rey  –respondió  la  gota  con  los  ojos  abiertos  de  par  en  par–, debéis  convencedle  de  qué  no  autorice  la  construcción  de  la  fábrica  de  aluminio,  si  quiere  evitar  un  desastre  ecológico  sin  precedentes.
    –Pero  esto  no  es  tan  fácil,  gotita –contestaron  las  niñas–,  papá  es  muy  testarudo  y  puede  que  no  nos  haga  caso.
    –Pensad  en  vuestros  amigos.  En  Tonelete,  en  Bidoncete  y  en    –insistió  mientras  hacia  graciosas  muecas  con  sus  labios  húmedos. 
    –No  te  preocupes,  gotita –le  advirtieron–,  que  haremos  todo  lo  que  esté  en  nuestras  manos.
    Mar  y  Jana,  dejaron  a  la  gota  en  el  alfeizar  de  la  ventana,  y  acompañadas  de  la  perrita  Ámbar,  se  fueron  en  busca  de  su  padre.
    Muy  deprisa,  atravesaron  todo  el  castillo  hasta  llegar  a  la  cámara  real,  donde  Su  Majestad  despachaba  con  Roth,  el  consejero  del  reino,  y  antes  de  que  pudieran  entrar  el  chambelán,  que  era  el  hombre  de  confianza  del  Rey,  les  interceptó  el  paso:
    –¿A  dónde  vais,  princesas?  –les  preguntó.
    –A  ver  a  nuestro  padre,  el  rey  –contestó  Mar.
    Entonces  el  perrito  ladró  y  Jana  añadió:
    –Ámbar  también  quiere  ver  a  Su  Majestad.
    Finalmente  el  chambelán  les  dejó  pasar,  y  entraron  con  gran  estruendo  en  la  sala.  Al  verlas  el  rey  se  sorprendió,  y  les  preguntó:
    –¡Hijas!  ¿Qué  hacéis  aquí?  No  podéis  interrumpirme  mientras  trabajo.
    Pero,  Mar,  sin  dar  más  explicaciones  contestó:
    –¡Papá!  ¡Papá!  ¡No  puedes  hacer  esto!
    –¡Claro  que  no,  papá!  –añadió  Jana.
    Mientras  tanto  Ámbar  ladraba.
                                             
                                              Ilustración  de  Jorge  López  Lorenzana
   
 –¿Qué  es  lo  que  no  puedo  hacer?
    –Dejar  que  construyan  la  fábrica,  si  no  el  río  se  ensuciará,  todos  nuestros  amigos  peces  morirán,  la  hierba  de  las  laderas  se  secará  y  las  flores  se  marchitarán.
   –Hijas,  la  fábrica  es  necesaria  para  que  Nadilia  sea  una  ciudad  rica  y  próspera.
   Entonces  llegó  la  reina  Sira,  pero  las  niñas  estaban  tan  preocupadas  en  salvar  el  río  del  desastre,  que  no  se  dieron  cuenta  de  su  presencia  hasta  que  les  preguntó:
   –Y  vosotras  ¿por  qué  habéis  venido?  Ya  sabéis  que  a  estas  horas  no  se  puede  molestar  a  papá:
   –Para  defender  a  nuestros  amigos,  mamá.
   –¿De  qué?  –preguntó  la  reina  extrañada.
   –No  queremos  que  papá    su  permiso  para  que  se  construya  la  fábrica  –respondió  Jana.
   –¿Y  por  qué  os  preocupa  esto,  hijas?
   –Verás,  mamá  –dijo  Mar–,  si  la  fábrica  se  hace,  el  río  se  ensuciará  con  los  residuos  que  le  echarán,  las  aguas  se  volverán  malas  para  la  salud,  los  peces  desaparecerán,  y  la  naturaleza  de  su  alrededor  poco  a  poco  se  morirá.
   –Ya  les  he  dicho  que  la  fábrica  era  necesaria  para  la  prosperidad  de  Nadilia  y  del  país  entero –afirmó  el  rey.
   –Por  supuesto,  Majestad  –intervino  el  consejero,  que  escuchaba  la  conversación  con  mucho  interés.
   –Pero  –era  la  Reina  quien  hablaba–  si  el  río  está  contaminado,  los  campesinos  perderán  sus  cosechas,  la  tierra  se  volverá  estéril  y  se  extenderá  la  pobreza  por  toda  la  ciudad.
   El  Rey,  preocupado  por  lo  que  le  acababa  de  decir  la  reina,  preguntó  a  su  consejero:
   –Roth    ¿sabemos  como  piensan  tratar  los  residuos?
   –Prometieron  poner  una  depuradora,  Majestad.
   –No  es  suficiente,  Roth.  Habla  con  ellos,  porque  no  autorizaré  la  construcción  de  la  fábrica  sin  la  depuradora.
   El  consejero  se  fue,  y  Mar  preguntó:
   –¿Para  qué  sirve  una  depuradora?
   –Para  limpiar  el  agua –le  contestó  la  Reina.
   Entonces  el  Rey  dijo  a  sus  hijas:
   –La  fábrica  debe  construirse  porque  dará  trabajo  a  mucha  gente  pero  los  residuos  no  se  verterán  en  el  río,  las  aguas  contaminadas  se  filtrarán  a  través  de  una  depuradora  y  se  volverán  transparentes  y  cristalinas  como  siempre.
   –¿Y  los  peces  podrán  vivir  en  ellas?  –quiso  saber  Mar.
   –¡Pues  claro!
   –¿Y  podremos  seguir  corriendo  por  la  hierba  verde  del  prado?
   –Naturalmente.
   Mar  y  Jana,  dieron  un  beso  a  sus  padres,  y  se  fueron  corriendo  a  contárselo  todo  a  su  amiga  la  gota,  que  les  esperaba  en  el  alfeizar  de  la  ventana,  que  se  alegró  muchísimo  de  la  noticia,  que  las  tres  festejaron  durante  días  y  días.


                                                                  FIN

MARÍA  BASTITZ,  con  la  colaboración  de  mis  sobrinas  MAR  Y  JANA   

lunes, 3 de marzo de 2014

* *LO QUE LA PRENSA NO CUENTA: UNA NOCHE CON ARTUR MÁS* *



Amigos  lectores:
Bien  mirado,  como  en  este  país  la  prensa  nunca  dice  nada  en  contra  del   Gobierno,  sea  Central  o  Autonómico,   es  necesario  dar  a  conocer  que  en  Catalunya  recibimos  a  diario  desde  los  medios  de  comunicación  tanto  públicos  como  privados,   adoctrinamiento  independentista,  hasta  el  punto  de  que  yo,  que  siempre  les  he  dicho  que  no  manifestaría  mi  opinión  sobre  este  punto,  y  que  escuchaba  la  radio  al  levantarme,  he  decidido  una  de  las  pocas  cosas  que  todavía  puedo  decidir,  que  de  buena  mañana,  las  ondas  no  contaminarían  mis  neuronas.
   Así  las  cosas,  voy  a  contarles  lo  que  vi  y    sobre  quién  se  supone  que  debe  conducirnos   en  esta  aventura,  Don  Artur  Más  que,  como  ustedes    saben,  me  resulta  un  personaje  recurrente,  puesto  que  ya  ocupó  en  otra  ocasión  las  páginas  de  este  blog.

   Todo  sucedió  una  fría  noche  de  febrero.  Había  quedado  con  una  amiga   en  el  Paseo  de  Gracia, justo en  el  chaflán  con  la  calle  Provenza,  delante  de  la  Casa  Milá (la Pedrera),  edificio  emblemático  de  la  ciudad,  obra  del  arquitecto  universal  Antonio  Gaudí.  Íbamos  a  ir  a  cualquier  cafetería  para  hablar  de  lo  humano  y  lo  divino,  pero  Artur  tuvo  que  estropearnos  los  planes  y  acabamos  charlando  de  política.
    Pues  bien,  aquella  esquina  que  siempre   parece   un  enjambre  de  turistas,  a  mi  llegada  la  encontré  desierta,  a  excepción  de  cinco  bomberos,  vestidos  de  calle,  pero  con  la  chaqueta  del  uniforme  encima,  dos  efectivos  de  la  Guardia  Urbana,  unos  cuantos  periodistas,  que  se  protegían  del  viento  en  la  entrada  del  edificio,  algunos  hombres  fornidos  con  abrigo  negro  y  pinganillo en  la  oreja,  unos  cuantos  transeúntes que  iban  y  venían,  y  una  servidora  de  ustedes.
    De  repente,  todos  parecían  poseídos  por  un  frenesí  extraño, a  excepción  de  quien  escribe  y  de  los  ignorantes  ciudadanos  que  se  les  antojó  pasar  por  ahí, los  del  abrigo  negro  se  precipitaron  hacia  la  calle  Provenza,  los  periodistas  fueron  invitados  a  pasar  el  interior  del  vestíbulo  de  la  Pedrera,  así  no  iban  a  oír  las  protestas  de  las  gentes  y  ninguno  se  pasaría  con  la  pluma.  La  Guardia  Urbana  ordenó  a  los  bomberos,  que  se  alinearan  el  uno  al  lado  del  otro,  y  todo  porque  Don  Artur  Más  acababa  de  salir  del  Círculo  de  Economía,  que  se  encuentra  en  frente  de  la  obra  de  Gaudí,  y  esperaba  que  el  semáforo le  diera  paso  para  cruzar. Vestido  con  un  traje  gris  oscuro  y  corbata  granate,  me  pareció  que  tantas  trifulcas  independentistas   habían  acabado  por  menguarle  la  estatura,  pero  no  por  despeinarle  el  tupé,  que  parecía  como  si  lo  llevara  pegado  con  Loctite.  ¡Atención  señoras,  no  más  lacas,  ni  fijadores!  Ya  que  todas  las  allí  presentes  llevábamos  el  pelo  revuelto  por  efecto  del  aire  gélido,  excepto  Don  Artur,  que  tenía  todos  los  cabellos  en  su  sitio,  habrá  que  pedirle  el  nombre  de  la  pócima  que  utiliza  a  cambio  de  embarcarnos  rumbo  a  Ítaca. 


    Los  bomberos,  airados,  se  despacharon  a  gusto  con  el  figurín  y  empezaron  a  preguntarle: ¿Hasta  cuándo,  señor  Más, Hasta  cuándo  tendremos  que  pagar  de  nuestro  bolsillo  los  equipamientos?  ¿Hasta  cuándo  no  nos  devolverás  nuestro  sueldo? Somos  padres  de  familia ¿lo  sabes, Más?  Y  tenemos  que  dar  de  comer  a  nuestros  hijos.    
    Don  Artur  no  se  atrevía  a  mirarlos  de  frente,  y  cruzó  la  calle  apresurado  y  cabizbajo. La  gente  solo  le  manifestaba  indiferencia  y  desprecio. Entró  en  el  vestíbulo  de  la  Casa  Milá  y  los  periodistas  le  abordaron,  aunque  ignoro  lo  que  le  preguntaron,  porque  ningún  medio  se  hizo  eco  de  lo  que  realmente  ocurrió  fuera  del  edificio.  Menudo  papelón.
   Y  digo  yo,  los  catalanes  estaremos  locos  de  atar  si  confiamos  nuestro  futuro  al  susodicho  molt  honorable,  que  alega  falta  de  presupuesto  para  combatir  el  riesgo  laboral  y  menguar  el  sueldo  de  los  funcionarios,  sin embargo  le  sobran  millones  para untar  a  los  medios  afines,  a  la  Assemblea  Nacional  Catalana,  a Ómnium  Cultural  y  a  todo  el  que  esté  dispuesto  a  participar  en  su  peculiar  cruzada.  Señores,  como  siempre,  les  invito  a  la  reflexión.

MARÍA  BASTITZ