lunes, 3 de marzo de 2014

* *LO QUE LA PRENSA NO CUENTA: UNA NOCHE CON ARTUR MÁS* *



Amigos  lectores:
Bien  mirado,  como  en  este  país  la  prensa  nunca  dice  nada  en  contra  del   Gobierno,  sea  Central  o  Autonómico,   es  necesario  dar  a  conocer  que  en  Catalunya  recibimos  a  diario  desde  los  medios  de  comunicación  tanto  públicos  como  privados,   adoctrinamiento  independentista,  hasta  el  punto  de  que  yo,  que  siempre  les  he  dicho  que  no  manifestaría  mi  opinión  sobre  este  punto,  y  que  escuchaba  la  radio  al  levantarme,  he  decidido  una  de  las  pocas  cosas  que  todavía  puedo  decidir,  que  de  buena  mañana,  las  ondas  no  contaminarían  mis  neuronas.
   Así  las  cosas,  voy  a  contarles  lo  que  vi  y    sobre  quién  se  supone  que  debe  conducirnos   en  esta  aventura,  Don  Artur  Más  que,  como  ustedes    saben,  me  resulta  un  personaje  recurrente,  puesto  que  ya  ocupó  en  otra  ocasión  las  páginas  de  este  blog.

   Todo  sucedió  una  fría  noche  de  febrero.  Había  quedado  con  una  amiga   en  el  Paseo  de  Gracia, justo en  el  chaflán  con  la  calle  Provenza,  delante  de  la  Casa  Milá (la Pedrera),  edificio  emblemático  de  la  ciudad,  obra  del  arquitecto  universal  Antonio  Gaudí.  Íbamos  a  ir  a  cualquier  cafetería  para  hablar  de  lo  humano  y  lo  divino,  pero  Artur  tuvo  que  estropearnos  los  planes  y  acabamos  charlando  de  política.
    Pues  bien,  aquella  esquina  que  siempre   parece   un  enjambre  de  turistas,  a  mi  llegada  la  encontré  desierta,  a  excepción  de  cinco  bomberos,  vestidos  de  calle,  pero  con  la  chaqueta  del  uniforme  encima,  dos  efectivos  de  la  Guardia  Urbana,  unos  cuantos  periodistas,  que  se  protegían  del  viento  en  la  entrada  del  edificio,  algunos  hombres  fornidos  con  abrigo  negro  y  pinganillo en  la  oreja,  unos  cuantos  transeúntes que  iban  y  venían,  y  una  servidora  de  ustedes.
    De  repente,  todos  parecían  poseídos  por  un  frenesí  extraño, a  excepción  de  quien  escribe  y  de  los  ignorantes  ciudadanos  que  se  les  antojó  pasar  por  ahí, los  del  abrigo  negro  se  precipitaron  hacia  la  calle  Provenza,  los  periodistas  fueron  invitados  a  pasar  el  interior  del  vestíbulo  de  la  Pedrera,  así  no  iban  a  oír  las  protestas  de  las  gentes  y  ninguno  se  pasaría  con  la  pluma.  La  Guardia  Urbana  ordenó  a  los  bomberos,  que  se  alinearan  el  uno  al  lado  del  otro,  y  todo  porque  Don  Artur  Más  acababa  de  salir  del  Círculo  de  Economía,  que  se  encuentra  en  frente  de  la  obra  de  Gaudí,  y  esperaba  que  el  semáforo le  diera  paso  para  cruzar. Vestido  con  un  traje  gris  oscuro  y  corbata  granate,  me  pareció  que  tantas  trifulcas  independentistas   habían  acabado  por  menguarle  la  estatura,  pero  no  por  despeinarle  el  tupé,  que  parecía  como  si  lo  llevara  pegado  con  Loctite.  ¡Atención  señoras,  no  más  lacas,  ni  fijadores!  Ya  que  todas  las  allí  presentes  llevábamos  el  pelo  revuelto  por  efecto  del  aire  gélido,  excepto  Don  Artur,  que  tenía  todos  los  cabellos  en  su  sitio,  habrá  que  pedirle  el  nombre  de  la  pócima  que  utiliza  a  cambio  de  embarcarnos  rumbo  a  Ítaca. 


    Los  bomberos,  airados,  se  despacharon  a  gusto  con  el  figurín  y  empezaron  a  preguntarle: ¿Hasta  cuándo,  señor  Más, Hasta  cuándo  tendremos  que  pagar  de  nuestro  bolsillo  los  equipamientos?  ¿Hasta  cuándo  no  nos  devolverás  nuestro  sueldo? Somos  padres  de  familia ¿lo  sabes, Más?  Y  tenemos  que  dar  de  comer  a  nuestros  hijos.    
    Don  Artur  no  se  atrevía  a  mirarlos  de  frente,  y  cruzó  la  calle  apresurado  y  cabizbajo. La  gente  solo  le  manifestaba  indiferencia  y  desprecio. Entró  en  el  vestíbulo  de  la  Casa  Milá  y  los  periodistas  le  abordaron,  aunque  ignoro  lo  que  le  preguntaron,  porque  ningún  medio  se  hizo  eco  de  lo  que  realmente  ocurrió  fuera  del  edificio.  Menudo  papelón.
   Y  digo  yo,  los  catalanes  estaremos  locos  de  atar  si  confiamos  nuestro  futuro  al  susodicho  molt  honorable,  que  alega  falta  de  presupuesto  para  combatir  el  riesgo  laboral  y  menguar  el  sueldo  de  los  funcionarios,  sin embargo  le  sobran  millones  para untar  a  los  medios  afines,  a  la  Assemblea  Nacional  Catalana,  a Ómnium  Cultural  y  a  todo  el  que  esté  dispuesto  a  participar  en  su  peculiar  cruzada.  Señores,  como  siempre,  les  invito  a  la  reflexión.

MARÍA  BASTITZ  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada